The Suffering: Ties That Bind

The Suffering: Ties That Bind

La bestia se despierta en ti en esta aventura de acción

Vuelve The Suffering, un juego de acción en el que serás un preso que ha escapado de milagro de una demoníaca prisión. No fue fácil, pero gracias a la pericia con las armas y otras habilidades ocultas en su interior. Ahora el reto será aún mayor, enfrentarte a toda una ciudad tomada por los demonios. Ver descripción completa

Muy bueno
8

Vuelve The Suffering, un juego de acción en el que serás un preso que ha escapado de milagro de una demoníaca prisión. No fue fácil, pero gracias a la pericia con las armas y otras habilidades ocultas en su interior. Ahora el reto será aún mayor, enfrentarte a toda una ciudad tomada por los demonios.

Con un argumento de esta índole ya puedes imaginar a lo que te vas a enfrentar. Tu personaje está equipado con diferentes armas que usarás para acabar con horribles criaturas sedientas de sangre. La única diferencia con respecto a otros juegos es que, en este caso, tú también podrás convertirte en una de esas bestias.

Cuando llegues a un determinado nivel de furia, serás capaz de mutar en un mortal “bicho”. Sin embargo, si permaneces demasiado tiempo en ese estado será imposible que recuperes tu forma original.

The Suffering: Ties That Bind cuenta con un motor gráfico que ofrece un gran detalle en los decorados del juego y en las diferentes criaturas que aparecen a lo largo del título.

The Suffering: Ties That Bind

Descargar

The Suffering: Ties That Bind

— Opinión usuarios — sobre The Suffering: Ties That Bind

  • Pedro J.

    por Pedro J.

    "Conclusion"

    Por fin he podido probar el ties that bind, la segunda entrega de the suffering, no sera un silent hill ni un resident e... Más.

    analizado el 25 de marzo de 2006

  • Pedro J.

    por Pedro J.

    "¿Softonic se olvido de The Suffering?"

    Yo he jugado el primer juego de esta continuacion y es excelente,sin animo de alardear, repleto de momentos intensos,mas... Más.

    analizado el 27 de noviembre de 2005